• administracion1179

Sistemas Alimentarios Sostenibles: Sumamos nuestro apoyo para pedir un compromiso renovado a la CE

En una carta abierta conjunta, como parte de la Campaña Europea Buy Better Food, nos sumamos a otras organizaciones de la sociedad civil para solicitarle a la Comisión Europea un compromiso claro y renovado para cumplir con el cronograma del marco de Sistemas Alimentarios Sostenibles mencionado en la Estrategia de la Granja a la Mesa y cumplir con su nivel de ambición declarado en su propuesta final.


Nosotras, las organizaciones de la sociedad civil, escribimos para brindar todo nuestro apoyo al compromiso central de esta Comisión de sentar las bases de una transición del sistema alimentario de la UE hacia la sostenibilidad. Le instamos a mantenerse firme frente a las crecientes presiones (geo)políticas y ataques a la Estrategia de la Granja a la Mesa, y a presentar el marco legislativo para los Sistemas Alimentarios Sostenibles (FSFS, por sus siglas en inglés), la iniciativa emblemática de la Estrategia, según lo planeado para 2023. .


Con razón, su discurso anual sobre el Estado de la Unión se centró en el apoyo y la solidaridad que la UE debe mostrar al pueblo de Ucrania durante estos tiempos terribles, y en el futuro del proyecto europeo a medida que se adapta al cambiante contexto internacional. Fuera de Ucrania, las nefastas consecuencias que el conflicto sigue teniendo en la vida y los medios de subsistencia de las personas, así como en el comercio y nuestras economías, requerirán acciones decisivas por parte de las autoridades públicas, en primer lugar y sobre todo a nivel de la UE. Sin embargo, nos sorprendió y preocupó mucho darnos cuenta de que ni la alimentación ni la agricultura encontraron mucho espacio en la visión de Europa que presentó.


En octubre, la Comisión adoptará su programa de trabajo para 2023. Le pedimos que se asegure de que el FSFS ocupe un lugar destacado en la lista de iniciativas anunciadas para el próximo año, que también será la última antes de las elecciones europeas de 2024. De hecho, el FSFS está totalmente en consonancia con la agenda para una “Europa que lidere la transición hacia un planeta saludable”, que esbozó al principio de su mandato, y es una pieza central de la misma.


No priorizar los sistemas alimentarios significaría fallar en el Acuerdo Verde Europeo y un gran desperdicio de recursos públicos para lograrlo. También significaría no cumplir con el mandato recibido del Parlamento Europeo y el Consejo y, por lo tanto, fallar a los ciudadanos de la UE, en particular a las generaciones más jóvenes y futuras. Ante el aumento de las facturas de la energía y los precios de los alimentos, la ciudadanía europea ahora está preocupada por llegar a fin de mes. Sin embargo, continúa preocupándose por el clima y el medio ambiente y por poner alimentos saludables y sostenibles en sus mesas. Esto surgió claramente de la consulta pública abierta sobre la FSFS, que encontró que una abrumadora mayoría (91 %) de los ciudadanos encuestados (que representan el 77 % de las 2670 respuestas) estaban de acuerdo en que el sistema alimentario de la UE debe volverse más sostenible.


La dependencia del sistema alimentario de la UE de los combustibles fósiles, los fertilizantes y alimentos para animales importados, los poderes de mercado desequilibrados, la especulación excesiva con los productos básicos y las dietas insostenibles y poco saludables son los factores que están impulsando al alza los precios de los alimentos. Como lo demostró vívidamente el verano pasado, con su serie de eventos climáticos extremos que destruyeron cultivos y afectaron los medios de vida de los agricultores, la crisis climática ya está afectando la seguridad alimentaria en la UE. Los ecosistemas se ven empujados hacia puntos de inflexión por años de uso excesivo de insumos químicos y farmacéuticos y prácticas extractivas y, por lo tanto, ya no pueden sostener los niveles de producción. Al mismo tiempo, nuestra sociedad enfrenta altos niveles de enfermedades relacionadas con la dieta, impulsadas por entornos alimentarios obesogénicos, que causan sufrimiento y socavan los presupuestos públicos y los sistemas de salud. El FSFS puede brindar soluciones a largo plazo a estos desafíos complejos y entrelazados.


El FSFS no se trata de imponer cargas indebidas a los actores de la cadena de suministro de alimentos. Más bien, establecerá una visión clara para la transición a un sistema alimentario de la UE equitativo, saludable, equitativo y respetuoso con el medio ambiente que apoye la realización de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Pausar o posponer esta iniciativa sería totalmente erróneo y miope. Lejos de mitigar la amenaza de la inseguridad alimentaria, solo agravaría el problema.


Por lo tanto, solicitamos un compromiso claro y renovado por parte de la Comisión para cumplir con el cronograma del FSFS al que se hace referencia en la Estrategia de la Granja a la Mesa, y para cumplir con su nivel de ambición declarado en su propuesta final.


Se puede acceder a la carta en inglés, en este enlace.

2 visualizaciones0 comentarios